Gracias a Gloria Stefan

Hace tiempo que no me suelto frente a un folio en blanco.
Hoy, tarde de viernes, de marzo, de 2017 con música de Gloria Stefan sonando, se me va todo el cuerpo, quiero bailar y recibir la vida.
Quiero celebrar la primavera y dejar las capas en las que me envolví desde aquellos 23 años, quiero soñar como si no supiera cuanto duele el aterrizaje tras un paseo por las nubes.
Ahora que mi mundo es más sincero y que aquellos a quienes quiero gozan de buena salud y mejor ánimo, quiero vivir para mí.
Quiero atreverme a encontrarte y esta vez, tal vez te acepte.
Aun imagino tu cara y sigue siendo alegre para mí, sigo evocándote en cada paso y acepto que hayas sido una compañía tan fiel.
Me encantaría verte y decirte cuanto me has ayudado todos estos años, y como amo todo aquello que me recuerda a ti. Apareciste en el momento apropiado para vivir lo que viví y a la vez en el peor momento para que lo nuestro perdurase.
El tiempo me ha hecho darme cuenta de que soy mucho más generosa de lo que creía y que de nada sirve levantar tan altos muros frente al corazón, cuando ese es justo el mejor escalador que conozco y se va de fiesta cuando quiere.
Casi el doble de años y la misma alegría, la misma ilusión y las mismas ganas de mejorar la vida. ¿Serán los milagros de la música?. ¡Verás! si también la llamarán pseudociencia.
Rebosar agradecimiento y seguir sola es la mejor manera de recomenzar, de encontrar a la mujer y dejar a la chiquilla que ambiciona el éxito profesional y la suprema independencia.
Y la canción dice “haciendo lo que me gusta sin herir a nadie más”.
“Prefiero seguir el paso que me dicte el corazón”
“Conozco mejor que nadie lo que me va hacer feliz”
“Y en las cosas de la vida, ya no soy un aprendiz”
Pues sí, más vale que me vaya dando el título de mujer capaz de VIVIR y decida saborear la vida, para dejar de atiborrarme a azúcares de baja calidad y de forrarme en grasas, que tal vez aíslen del frío, pero pesan y entorpecen. Además el corazón sigue ahí dolido y no lo bastante protegido, él va a seguir latiendo así que mejor darle un cambio de ritmo de vez en cuando.
“Bailando se van las penas que agobian el corazón”

004Postdata: Lo escribí el viernes 17 de marzo y lo dejé guardadito, me pareció tan yo que dude si podía interesarle a alguien. Este pasado fin de semana logre un seguidor más para este blog tan personal que casi abandoné para centrame en mi negocio #Desvandepaz y en su promoción desvandepaz.wordpress.com. Encontrar hoy más de 10.400 visitas me parece un gran honor, muchas gracias por estar ahí.

Balance tardío del 2014

El 2014 ha sido un año de retiro para mí, me retire del blog y de mi vida social. Tanto que hago el balance en el mes de julio en vez de en enero.

techocluz(640x469)

Las razones fueron varias. Primero, una tesis doctoral que quería terminar como una prioridad de primer orden en mi vida y cuya final resulto ser dejarla como proyecto inacabado ante el desinterés de los directores de tesis y su opinión de que el tema al ser anticuado carecía de calidad científica para ser presentado ante un tribunal universitario aunque curiosamente si me proponían realizar una publicación científica. Meses después de esa decisión tomada en octubre, soy yo la que carezco de interés para realizar el artículo. Ha sido demasiado largo el tiempo dedicado al efavirenz, un antirretroviral frente a la infección por VIH, como para que ahora me apetezca retomar el tema.

Otra razón para el aislamiento fue la decisión en septiembre de prepararme el BIR, el examen para acceder a una especialidad sanitaria para biolologos. Opte por prepararme en cuatro meses un temario que había preparado durante dos años en 2004. Retomar ese temario me trajo ilusión y renovado interés en las distintas asignaturas que había cursado durante la licenciatura pero no me trajo el ansiado puesto de trabajo. Ya que supere la nota de corte del aprobado pero no conseguí una de las 30 plazas.

El 2014 terminó casi sin que me diese cuenta en mi querido pueblito lejos de mi familia cercana por un distanciamiento que se había iniciado a finales de 2013 en relación a la enfermedad de mi padrino y con la compañía muy agradable de nuevas amigas. La fiesta de Noche Vieja fue una cena familiar en casa de mi mejor amigo. Ya tocaba que celebraramos alguna cena en los 24 años que hace que nos conocemos y la presencia de mis nuevas amigas también colaboro al buen momento que pasamos.

Lo que me deparó el 2015 ya os lo contaré en otra entrada.

Mañana de domingo

Hoy domingo, 15 de septiembre empecé arreglando un poco las plantas sembradas en un jardín público cercano a casa, luego me apeteció buscar Jardines de Sevilla en facebook y encontré algunas web de empresas de jardinería interesantes. Pero no encontré ninguna página de facebook dedicada a algunos de los jardines más famosos de mi ciudad. Apenas encontré tampoco webs dedicadas al Parque María Luisa o los Jardines de Murillo, salvo referencias históricas en Wikipedia.Jaula escritorio Durante varios meses, he dejado de escribir aquí, para centrarme en una tesis doctoral.  Al encontrarme esta fotografía en un blog de manualidades, esta jaula me he recordado estos meses de trabajo. Me siento como si tuviera “la cabeza a pájaros” y éstos se marcharán en busca de libertad dejando mis objetivos sin cumplir. ¡No os preocupéis!

Si esta imagen me ha recordado a mi cabecita: ¡No me digáis que no está ordenada!. Ordenada y bella, lo que es de agradecer.  A pesar de sentir como el tiempo se te escapa y no logras centrarte en tus objetivos.

¡Os diré algo!. Eso ocurre con frecuencia cuando tus objetivos no han nacido en tu corazón sino en tu mente práctica. Entonces hay una permanente lucha para mantenerse en el camino elegido, para subsistir sin ser una carga para nadie y cumplir la meta autoimpuesta.

Complicaciones de una mujer afortunada que no tiene trabajo remunerado y le sobran horas frente al ordenador, perdida entre sus libros y sus papeles. Porque siempre se refugia en ellos cuando tiene miedo a perderse. Así se pierde la vida y se recogen kilos, cómo diría una buena amiga mía.

Yo que siempre preferí el autoempleo y ser mi propia jefa. Ahora añoro a mi último jefe, porque ese trabajo conllevaba un buen horario y un montón de gente, a la que quería, para compartir mi tarea diaria. Eso si era trabajo, un maravilloso trabajo con sueldo donde nunca quise competir y si disfrutar de mis compañeros aprendiendo de ellos y con ellos.

¡Craso error, mi querida niña!. Al final, la vida siempre te obliga a competir y a dar el máximo de ti misma aunque no te apetezca, antes o después la vida elige y tú la sigues porque no te queda otra opción.

En fin, procurad disfrutar de “la vuelta al cole” aquellos que podéis y no dudéis del talento de muchos, de los que no tienen la suerte en este país nuestro,de tener un trabajo pagado. Han de ocuparse, día a día, de mantener el equilibrio, esforzándose cada cual en alcanzar sus metas, buscando una nueva remuneración y queriéndose, para seguir sintiéndose útil aunque el mundo laboral español conocido le haya excluido. JAJAJA, por suerte, hay otros mundos laborales y están ahí fuera, tal vez, un poco lejos pero ahí… y yo centradita en mi tesis robándole horas a esa búsqueda.