A orillas del río Piedra me senté y lloré, Paulo Coelho

He leído este libro hace dos semanas, gracias a mi amiga María José Espinar que me lo ha prestado. Ya he léido varios títulos de este autor y hoy al buscar las imágenes en internet para ilustrar esta entrada me ha sorprendido averiguar que esta novela es la primera parte en una trilogía llamada “En el séptimo día”. Las otras dos partes son Verónika decide morir y El demonio y la señorita Prym. Cada parte de la trilogía narra una semana en la vida de una persona ordinaria a quien le ocurre algo extraordinario.
A orillas del río Piedra me senté y lloré fue publicada en 1994, yo tenía 23 años y por entonces había leído nada de Paulo Coelho de Souza nacido el 24 de agosto de 1947 en Río de Janeiro, novelista, dramaturgo y letrista brasileño.

paulo-coelho

Es uno de los escritores más leídos del mundo con más de 140 millones de libros vendidos en más de 150 países, traducidos a 80 lenguas. Desde octubre de 2002 es miembro de la Academia Brasileña de las Letras. En la actualidad es consejero especial de la Unesco para el programa de convergencia espiritual y diálogos interculturales así como Mensajero de la Paz de Naciones Unidas.
A continuación os copió unos párrafos de la novela, que me han llegado especialmente:
aorillasdelríopiedraLa memoria. El mes anterior y los días anteriores a aquella semana parecían pertenecer a otra encarnación mía. Una época a la que no quería volver nunca más, porque sus horas no habían sido tocadas por la mano del amor. Me sentía como si hubiese vivido el mismo día durante años seguidos, despertando de la misma manera, repitiendo las mismas cosas y teniendo siempre los mismos sueños.
Me acordé de mis padres, de los padres de mis padres, y de muchos amigos míos. Me acordé de todo el tiempo que había pasado luchando para conseguir una cosa que no quería.
¿Por qué había hecho eso? No lograba encontrar una explicación. Quizá porque había tenido pereza para pensar en otros caminos. Quizá por el miedo a lo que pudiesen pensar los demás. Quizá porque daba mucho trabajo pensar diferente. Quizá porque el ser humano está condenado a repetir los pasos de la generación anterior, hasta que- y me acordé del padre superior- un determinado número de personas empieza a comportarse de otra manera.
Entonces el mundo cambia, y nosotros cambiamos con él.
Pero yo ya no quería ser así. El destino me había devuelto lo que era mío, y ahora me daba la posibilidad de transformarme, y de ayudar a transformar el mundo.

Anuncios

Autor: Carmen Machado

Observadora, preguntona, lectora, racional, idealista, conocedora del fracaso y aficionada a la renuncia. Con el paso del tiempo ha descubierto muchas mujeres en sí misma y todas ha decidido guardaselas para la intimidad de los más allegados y tal vez de su mascota, Pipo. Decide repentinamente revelar el nombre oculto bajo el pseudonimo de facebook, pazwharton y tras el nombre de su negocio, Desván de paz, que da título a otro blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s