Balance tardío del 2014

El 2014 ha sido un año de retiro para mí, me retire del blog y de mi vida social. Tanto que hago el balance en el mes de julio en vez de en enero.

techocluz(640x469)

Las razones fueron varias. Primero, una tesis doctoral que quería terminar como una prioridad de primer orden en mi vida y cuya final resulto ser dejarla como proyecto inacabado ante el desinterés de los directores de tesis y su opinión de que el tema al ser anticuado carecía de calidad científica para ser presentado ante un tribunal universitario aunque curiosamente si me proponían realizar una publicación científica. Meses después de esa decisión tomada en octubre, soy yo la que carezco de interés para realizar el artículo. Ha sido demasiado largo el tiempo dedicado al efavirenz, un antirretroviral frente a la infección por VIH, como para que ahora me apetezca retomar el tema.

Otra razón para el aislamiento fue la decisión en septiembre de prepararme el BIR, el examen para acceder a una especialidad sanitaria para biolologos. Opte por prepararme en cuatro meses un temario que había preparado durante dos años en 2004. Retomar ese temario me trajo ilusión y renovado interés en las distintas asignaturas que había cursado durante la licenciatura pero no me trajo el ansiado puesto de trabajo. Ya que supere la nota de corte del aprobado pero no conseguí una de las 30 plazas.

El 2014 terminó casi sin que me diese cuenta en mi querido pueblito lejos de mi familia cercana por un distanciamiento que se había iniciado a finales de 2013 en relación a la enfermedad de mi padrino y con la compañía muy agradable de nuevas amigas. La fiesta de Noche Vieja fue una cena familiar en casa de mi mejor amigo. Ya tocaba que celebraramos alguna cena en los 24 años que hace que nos conocemos y la presencia de mis nuevas amigas también colaboro al buen momento que pasamos.

Lo que me deparó el 2015 ya os lo contaré en otra entrada.

Anuncios