Simmondsia chinensis, Jojoba y su aceite

jojoba_arbustocfrutoSimmondsia chinensis, Jojoba es un arbusto erecto, postrado o rastrero, perennifolio, de 0.5 a 3 m (hasta 5 m) de altura, originario del desierto de Sonora (entre la frontera de México y Estados Unidos)  y del desierto de Mojave (California, Arizona, Utah y Nevada en Estados Unidos). Moderadamente resistente a las heladas. Los adultos llegan a tolerar heladas de hasta -6 ºC, las flores y semillas son las más susceptibles; las plántulas y retoños resultan dañadas con temperaturas menores a 10 ºC.

Es una planta dioica con flores apétalas unisexuales en diferentes individuos. Las flores femeninas o pistiladas son pequeñas y axilares, de color verde pálido. Las flores con estambres se encuentran en racimos redondeados de color amarillo pálido y son más pequeñas que las pistiladas.

jojoba_florfemenina  jojoba_flormasculinacortada

Es una planta adecuada para recuperar ambiental y económicamente zonas áridas. Los principales países productores son Argentina (7.000 ha) Israel (700 ha), Estados Unidos (2.000 ha), Australia (500 ha), Perú (300 ha), México, Egipto, India. Trabajos recientes de selección realizados en Argentina, Colombia y Madagascar han permitido disponer de genotipos capaces de florecer y producir en zonas tropicales y subtropicales.

Nunca ha habido problema para su comercialización. La demanda está muy por encima de la oferta de unas 300.000 toneladas anuales y es una especie que se puede cultivar bajo la modalidad de cultivo por contrato. Actualmente existen comercializadoras de aceite de jojoba en todo el mundo dispuestas a firmar contratos de compra de semillas a futuro con los productores, en el momento mismo en que éstos realicen la plantación.

Este aceite se extrae de las semillas de la planta de Simmondsia chinensis. Puro tiene un color oro brillante, mientras que procesado es claro y transparente. Las semillas de jojoba contienen más del 50% de su peso de ésteres, fuente potencial de cantidades comerciales de cera líquida.

Este aceite único difiere de aceites vegetales y grasas animales comunes en su composición, un 97% de ésteres de cadena lineal larga, ceras (lípidos formados por la esterificación de un ácido graso y un alcohol de cadena larga (CH3–(CH2)n–CH2-OH)) y menos del 3% de triglicéridos. Así el aceite de jojoba tiene una composición similar a la del aceite de cachalote. De estos ésteres, más del 80% son monoinsaturados con una cadena de 18, 20, 22 o 24 carbonos. La abundancia de esteres monoinsaturados le permite ser extremadamente estable al calor y a la oxidación por la escasez de triglicéridos, conservando sus propiedades con el paso del tiempo.

El análisis químico de la parte saponificable (hidrolizable en soluciones alcalinas produciendo sales de ácidos grasos) del aceite de jojoba muestra el ácido alfa-linolénico como el principal ácido graso (37,1%) seguido de ácido nervónico (13,8%). En la parte insaponificable: un 53,84% de alcoholes grasos, destacando una alta cantidad de alcohol oleico, cis-9-octadecen-1-ol u C18(18:1cis-9); los hidrocarburos también abundan, destacando el 1, 21-docosadieno (20,64%). En su composición también encontramos vitamina E.

Propiedades del aceite de jojoba:

El aceite de jojoba es muy similar al sebo humano producido por las glándulas sebáceas de la piel, también compuesto por ésteres. Puede actuar como sustituto del sebo, lo cual lo hace único en comparación con otros aceites de semillas. Las ceramidas del aceite de jojoba son muy similares a las de la piel, ejercen una profunda hidratación y reestructuran el equilibrio graso de la piel. El aceite de jojoba no es tóxico, ni comedogénico y ni alergénico. Es  decir no es irritante, no tapa los poros de la epidermis ni causa reacción alérgica. Se puede usar en la piel de alrededor de los ojos. Al ser antioxidante, protege de los efectos dañinos de los radicales libres, causantes de muchas enfermedades y del envejecimiento celular.

APLICACIONES DEL ACEITE DE JOJOBA

Tratamiento para el cabello: Funciona como humectante profundo en el cuero cabelludo: hidrata el cuero cabelludo en el fondo de sus poros y no se evapora, a diferencia de otras cremas hidratantes a base de agua. Esto permite una hidratación profunda y duradera y equilibra los niveles de pH del cuero cabelludo. También puede ayudar a fortalecer el folículo. Como tratamiento contra el pelo graso: El aceite de jojoba ayuda a controlar la producción de sebo en el cuero cabelludo. La pérdida de cabello es a menudo causada por folículos pilosos bloqueados, lo que provoca que se desprenda el pelo. El crecimiento del cabello también puede ser afectado si los poros se tapan con sebo. Este aceite colabora con la disminución de la secreción de grasa y por tanto con la eliminación de estos bloqueos.Su versatilidad hace que sea uno de los ingredientes más utilizados en champús y acondicionadores.

Tratamiento para el acné: Su utilidad en el tratamiento del acné se debe a su composición muy similar al sebo, las glándulas sebáceas de la piel consideran esta grasa como producida por sí mismas y se inhiben. De esta manera, equilibra la producción de sebo, hidratando y protegiendo sin obstruir los poros.

Preparación de afeitar o para después del afeitado:La aplicación de aceite de jojoba antes de afeitar ayuda a suavizar la piel facilitando la eliminación del vello. También se puede aplicar después del afeitado para suavizar y calmar la piel ya que proporciona hidratación.

Crema hidratante para el cuerpo: Al actuar como humectante poderoso y no evaporarse rápidamente, puede usarse como crema corporal tras una ducha para conseguir su máxima absorción.

Hidratar los labios: Sus efectos de hidratación duradera ayuda frente a la sequedad de los labios. Sólo hay que poner unas gotas en el dedo y expandir alrededor de los labios.

Desmaquillante: Al no obstruir los poros, no ser irritante y no causar reacciones alérgicas, es adecuado para retirar el maquillaje.

Vocabulario
Lípidos: biomoléculas compuestas por carbono e hidrógeno principalmente y por oxígeno en menor medida, aunque pueden contener fósforo, azufre y nitrógeno. Se caracterizan por ser hidrófobas (insolubles en agua) y solubles en disolventes orgánicos como metanol, etanol, benceno, acetona y cloroformo. Son reservorios de moléculas degradables para producir energía (aceites y grasas). Los mamíferos los acumulamos como grasas; los peces como ceras; y las plantas como aceites protectores con aromas y sabores característicos.
La mayoría de los lípidos tiene una parte no polar o hidrofóbica (“que le teme al agua” o “rechaza el agua”), que no interactúa bien con solventes polares como el agua, pero sí con la gasolina, el éter o el cloroformo. Otra parte es polar o hidrofílica (“con afinidad por el agua”) y tenderá a asociarse con solventes polares como el agua. Cuando una molécula tiene una región hidrófoba y otra hidrófila se dice que tiene carácter de anfipático. La región hidrófoba de los lípidos presenta solo átomos de carbono unidos a átomos de hidrógeno, como la larga “cola” alifática de los ácidos grasos o los anillos de esterano del colesterol; la región hidrófila tiene grupos polares o con cargas eléctricas, como el hidroxilo (–OH) del colesterol, el carboxilo(–COOH) de los ácidos grasos, el fosfato (–PO4) de los fosfolípidos.
Ceras: ésteres de ácidos grasos con alcoholes de peso molecular elevado, obtenidos por reacción química entre un grupo carboxilo y un grupo alcohol (esterificación), entre el grupo carboxílico de un ácido graso (generalmente con número par de átomos de carbono) y el hidroxilo de un alcohol monovalente lineal de cadena larga de 10 a 30 carbonos. La temperatura de fusión de la cera es mayor de 45 °C formando un líquido de baja viscosidad. Son sustancias insolubles en agua pero solubles en disolventes no polares, orgánicos. Las ceras como lípidos insolubles en agua; impermeabilizan la superficie de plantas y animales.
Ceramida: unión de un ácido graso con esfingosina (un alcohol insaturado de 18C, base de los esfingolípidos) mediante un enlace amida. Durante años se pensó que  esfingolípidos y ceramidas sólo tenían un papel estructural en la bicapa lipídica. Más tarde se descubrió que los esfingolípidos de la superficie celular pueden actuar como moléculas de reconocimiento o señalización celular. Entre las funciones mejor conocidas de las ceramidas se encuentran la regulación de la diferenciación celular, la proliferación celular y de la apoptosis.
esfingolipido

Estructura química de esfingolípidos: Si el radical, R, es hidrógeno, tenemos ceramida; si es fosfato unido a colina, esfingomielina; si son monosacáridos u oligosacáridos, glucoesfingolípidos.
Ácidos grasos: moléculas formadas por una larga cadena hidrocarbonada (-CH2-) con un número par de átomos de carbono (2-24) y un grupo carboxilo(-COOH) terminal, las unidades básicas de los lípidos saponificables.Estructura en tres dimensiones del ácido linoleico, un tipo de ácido graso. En rojo, la cabeza polar correspondiente a un grupo carboxilo.
acido_linoleicoLa presencia de dobles enlaces en el ácido graso reduce el punto de fusión. Los ácidos grasos se dividen en saturados e insaturados, según carezcan de dobles enlaces entre átomos de carbono o los tengan. Los ácidos grasos esenciales no pueden ser sintetizados por el organismo humano y son: ácido linoleico, ácido linolénico y ácido araquidónico.
Saponificación: reacción química entre un ácido graso (un lípido saponificable, portador de residuos de ácidos grasos) y una base o grupo hidróxido, en la que se obtiene como principal producto la sal de dicho ácido. Estos compuestos tienen la particularidad de ser anfipáticos, es decir, tienen una parte polar y otra apolar, Los jabones son sales de ácidos grasos y metales alcalinos. Los lípidos saponificables se hidrolizan en soluciones alcalinas produciendo sales de ácidos grasos.
Vitamina E o α-tocoferol: una vitamina liposoluble que actúa como antioxidante a nivel de las membranas celulares (citoplasmática, del lisosoma, del retículo endoplasmático, etc.).

Fuentes bibliográficas y de imágenes:
blog.hsnstore.com
http://www.wikipdia.org
http://www.azucenamoralesmakeup.com
http://www.marnys.com
Schneid CK, Simmondsia chinensis (Link). Illustriertes Handbuch der Laubholzkunde. 1907, 2: 141.
Halawa S M, Kamel A M, Abd El-Hamid S R. Chemical constituents of jojoba oil and insecticidal activity against Schistocerca gregaria and biochemical effect on albino rats. J. Egypt. Soc. Toxicol. 2007. Vol. 36: 77-87.
El-Mallah M H and El-Shami S M. Investigation of Liquid Wax Components of Egyptian Jojoba Seeds. J. Oleo Sci.2009. Vol.58(10): 543-548.

La actitud como herramienta para alcanzar éxito laboral

Me vais a permitir un plagio, ya que, esta entrada es prácticamente el artículo de Miguel Ayuso publicado en EL Confidencial, el 27 de mayo del 2014. Si hoy la incluyo aquí, se debe a que empeñada en encontrar “un trabajo satisfactorio y bien remunerado”, ya he leído numerosos blogs sobre recursos humanos también innumerables debates de linkedin y hasta ahora, esta información es la que más me ha sorprendido.

“Cuando Bono, el cantante de U2”, se presenta en alguna organización con su misión de erradicar la deuda del tercer mundo, su primera pregunta es: ‘¿Quién es el Elvis aquí?’.

En opinión de Chris Baréz-Brown, consultor empresarial, CEO de Upping Your Elvis y autor del libro Brilla, sobrevive y destaca en el trabajo (Conecta), la pregunta que hace siempre Bono es clave para entender qué es lo que hace que la gente destaque en el trabajo y acabe siendo exitosa. “El Elvis que busca Bono”, explica Baréz-Brown, “es aquella persona que destaca, que infringe las normas, que logra que ocurran cosas, que brilla con fuerza y que está encantada con ello”.

Cuando se habla de las cualidades más importantes para desempeñar un trabajo suele citarse la formación, la experiencia, el compromiso… olvidando la verdadera razón por la que un directivo de recursos humanos contrata a una persona y no a otra: la actitud.

Si logras que tus colegas y clientes piensen que eres una persona brillante y simpática, poco importará que no seas la más sabia ni la más esforzada. Los empresarios reciben al día decenas de currículos y, evidentemente, la formación y la experiencia constituyen una criba. Pero en las entrevistas cara a cara, y en el momento de contratar a alguien, hay algo mucho más importante: que hayas caído bien a la persona que va a ser tu jefe. Y no es algo exclusivo de la entrada en una empresa. La actitud hacia tus compañeros y el modo en que te relaciones con ellos determinará tu carrera profesional.

La guerra del talento es un mito

Por mucho que se hable de la importancia de la meritocracia, de promocionar a las personas más validas, en pocas empresas e instituciones ocurre tal cosa.  Seth Godin, uno de los teóricos del marketing más importantes de nuestro tiempo, tiene claro que las empresas no buscan a gente con talento, buscan a gente con actitud y, más concretamente, a gente que les caiga bien.

Nadie, nunca jamás, contrata a alguien que le cae mal, por muy bueno que sea. “Hay muy pocos trabajos en los que sólo se pidan unas habilidades concretas”, explica Godin.“- Lo que realmente separa a los ganadores de los perdedores no es el talento, es la actitud. 

Deberíamos estar librando una guerra por la actitud. Una organización llena de gente honesta, motivada, conectada, con ganas de aprender y experimentar, con valores e impulsiva, siempre derrotará a aquellas que sólo tengan gente con talento.”.

Por mucho que se insista en la necesidad de tener conocimientos, incluso las instituciones que viven de esto reconocen que poco importa lo bueno que uno sea a la hora de encontrar un buen trabajo.  Al menos según Deepak Maholtra, profesor de negocios, organizaciones y mercados en la Harvard Business School, que siempre explica a sus alumnos que lo primero que una empresa tiene en cuenta para contratar a alguien, o negociar su salario, es que le caigas bien. Esto no significa que la actitud sea todo, pero importa muchísimo más de lo que pensamos. De hecho, poco importa tu experiencia y formación si al empresario que podría contratarte le caes mal. Nadie, nunca jamás, contrata a alguien que le cae mal, por muy bueno que sea. Y es algo que ocurre durante toda nuestra vida laboral: la gente que tiene éxito es aquella que tiene muchos amigos, dentro y fuera de su empresa.

Ser popular es también ser rentable

Si lo único que importa para triunfar en el trabajo es caerle bien a la gente, podríamos pensar que las cúpulas directivas están llenas de gente simpática, pero no brillante o competente.  Lo cierto es que, al menos, en el mundo de los negocios, nos guste o no, la gente simpática es también la más rentable.

En el fondo, una empresa es una organización: personas que trabajan juntas con el fin de alcanzar un objetivo común. Según explica el profesor de la Universidad de Harvard, Shawn Achor, en su libro La felicidad como ventaja (Integral): las personas que tienen más amigos en la oficina, son también las más productivas. “Un grupo de investigadores estuvo un año observando a 2.600 empleados de IBM, examinando sus conexiones sociales y utilizando fórmulas matemáticas para analizar el tamaño y el alcance de sus listas de contactos. Descubrieron que los empleados más conectados socialmente eran también los más productivos. Lograron incluso cuantificar la diferencia: de media, cada persona distinta con la que habían contactado por correo valía un ingreso añadido de 948 dólares”.

¿Qué conclusión podemos sacar de todo esto? Hay quien puede pensar que son siempre las personas con capacidad de camelar a los demás, los que acaban escalando a lo más alto. Algo hay de cierto en esto, pero pensar que las personas con más amigos son siempre manipuladoras es una reducción al absurdo.

Los trepas tarde o temprano acaban cayendo, pues faltan a una de las cualidades importantes en los negocios y en la vida: la confianza. Son las personas agradecidas, tal como insiste una y otra vez el profesor de la Wharton Business School, Adam Grant, las que llegan a lo más alto: pues saben tener muchos amigos pero, además, les tratan bien.

¿Qué os ha parecido? Me encantaría que os animarais a dejar algún comentario, a ser posible con algun consejito para que esta blogger se convierta en la nueva líder de la divulgación científica. Y no me digáis, por favor, que deje de personalizar los textos de otros, que me gustan, porque no soy de dejaros el enlace y ya.