María de Molina, Tres coronas medievales, de Almudena de Arteaga.

Esta novela recibió el Premio 2004 de Novela Histórica Alfonso X el Sabio, y aunque llevaba en casa algún tiempo decidí leerla hace poco. Mientras mis vecinos de la ciudad de Sevilla, se centraban en disfrutar de la Feria de Abril con las sevillanas, la manzanilla, el rebujito, los trajes de gitana y el paseo de caballos, a mi me apeteció disfrutar de esta novela y pasear por el centro de mi ciudad donde además encontré un mural de azulejos en una Iglesia, donde se nombra a un personaje de la misma.

placaNuño

Sevilla adoró a El Sabio, tanto o más que a su padre don Fernando, y por ello éramos conscientes de que sería una plaza terca y complicada de convencer. A pesar de ello no nos echamos atrás y al llegar el inicio del verano avistamos, tras un largo viaje, sus blancos minaretes, ahora convertidos en campanarios.
Si en Sevilla nos aceptan  como es menester, pronto seguiremos viaje al sur para verle. ¿Sois consciente Sancho de que en Sevilla son muchas almas las que añoran y respetan a vuestro difunto padre?.
La giralda ya se divisaba. Sancho se puso la mano sobre los ojos para ensombrecer su divisar y poder situarse mejor…
El mismo Dios juzgaría al sarraceno que apresamos llegando a Sevilla. Salimos del alcázar rumbo al río. El camino que nos dirigía a la puerta de la muralla pronto estuvo lleno a rebosar. De las angostas callejas brotaba la muchedumbre como la hemorragia de una herida.

DSC_0538

 Había que dejaros esta entrada hoy, un día después de celebrar la reconquista de Sevilla por el rey Fernando. San Fernando es el patrón hoy de la ciudad de Sevilla, se celebra el 30 de mayo. Si me lo permitís, os diré que dudo de que su vida fuese propia de un santo católico teniendo en cuenta la crueldad de las guerras de la Edad Media.

Justo hoy las callejas de Sevilla brotará la muchedumbre durante todo el día para acompañar a la Esperanza Macarena, de vuelta a su Basílica tras celebrar una misa de 50 aniversario de su coronozación en la Plaza España y tras haber pasado varios días en la Catedral. Hoy mi ciudad vibra, llena de alegría y bajo un cielo soleado acompañando orgullosa a un símbolo de nuestra fe. Por suerte para la Virgen, la mayoría de sus fieles no temen tanto a las bullas como yo.

Anuncios

Autor: Carmen Machado

Observadora, preguntona, lectora, racional, idealista, conocedora del fracaso y aficionada a la renuncia. Con el paso del tiempo ha descubierto muchas mujeres en sí misma y todas ha decidido guardaselas para la intimidad de los más allegados y tal vez de su mascota, Pipo. Decide repentinamente revelar el nombre oculto bajo el pseudonimo de facebook, pazwharton y tras el nombre de su negocio, Desván de paz, que da título a otro blog.