Reflexión sobre el “Me gusta”, tan fácil de pulsar en redes sociales y blogs

Basado en el artículo de Lucila Rodriguez-Alarcon, Tu “like” no sirve para nada, publicado en el blog de EL PAIS, 3.500 MILLONES.

Crisis Relief SingapurEn junio de 2013 “Crisis Relief Singapur”, una organización cristiana de ayuda humanitaria afincada en Singapur, adquiría una relevancia mundial gracias a una campaña para captar voluntarios. “Liking isn´t helping” (es decir “gustar no está ayudando”) ganaba el León de Oro en la categoría de prensa en el Festival de Cannes. Usando unos montajes de Photoshop muy llamativos, la campaña invita a la adhesión removiendo las conciencias de los ciberactivistas con un mensaje muy claro: tu “me gusta” no vale para nada.
Efectivamente, hacer un “like” a una foto o un artículo no reporta absolutamente nada más que eso. Pero la popularidad de una imagen, de un artículo o de una idea en espacios digitales puede constituir un antes y un después para una causa o incluso para una organización.
Entonces, ¿por qué cuando vemos esta campaña tenemos la impresión de que refleja una realidad aterradora? Su parte gráfica y su mensaje nos llegan al corazón y nos dicen que dejemos de lavar nuestra conciencia a base de clicks de nuestro ratón. Y es que, aquellos usuarios digitales más activos nos implicaremos sólo en un mínimo porcentaje de las causas que apoyaremos on-line. Para hacernos una idea, el nivel de conversión medio esperable de activistas digitales a donantes o voluntarios es de un 5-7% en el mejor de los casos.
Un entorno digital 2.0 es un mero soporte para conversar. En una reunión del equipo directivo de Metroscopia se explicaba que hay conceptos con los que la gente al ser preguntada siempre va tomar la opción éticamente más sólida, lo cual aplicado a una encuesta, hace que esta no tenga ningún valor. Por ejemplo, si preguntamos sobre “el hambre en el mundo” en términos del tipo “¿qué te parece el hambre en el mundo?”, el 99% de los encuestados dirán que “mal”. Pero eso no les convertirá inmediatamente en activistas contra el hambre en el mundo. La gente puede conversar sobre temas y tomar partido dentro del marco de esa conversación, como se ha hecho toda la vida en los bares y en los cafés, sin que esto se traduzca de forma inmediata en una acción. Así sucede igualmente en las redes sociales y otros entornos digitales.
Ese “like” que critica la campaña de Publicis, es sin duda el primer paso hacia algo más. La red nos ha dado una libertad y unas posibilidades comunicativas que no teníamos pero no son extrapolables a todo lo que existía antes. La realidad es que la creación de una idea es extremadamente compleja. Las organizaciones que luchan para cambiar el mundo y los sistemas que lo rigen son creadoras, potenciadoras, promotoras e incluso vendedoras de ideas. Estas organizaciones tienen que introducir ciertas ideas en forma de valores o causa en un conjunto de personas que, una vez convencidas, sea consciente o inconscientemente, decidirán actuar. En ese proceso de creación de la idea, los soportes digitales son un mundo nuevo en el que las organizaciones que sepan moverse encontrarán un filón. Ese es el caso de Avaaz.com que cuenta ya con más de 32.012.227 de seguidores en todo el mundo y subiendo. Con una estructura mínima, una gran inversión en innovación digital y una línea de trabajo por causas coherente y muy bien estructurada, Avaaz recauda fondos de forma natural cada vez que lanza una campaña. En ciertos casos, sus peticiones transcienden a lo digital y tienen una expresión física en forma de acciones de activísimo ciudadano.

A continuación os dejo el enlace donde podéis encontrar la fuente original: (http://blogs.elpais.com/3500-millones/2014/01/puede-un-like-cambiar-el-mundo.html)

Anuncios

Autor: C Machado Sevillano

Observadora, preguntona, lectora, racional, idealista, conocedora del fracaso y aficionada a la renuncia. Con el paso del tiempo ha descubierto muchas mujeres en sí misma y todas ha decidido guardaselas para la intimidad de los más allegados y tal vez de su mascota, Pipo.

1 comentario en “Reflexión sobre el “Me gusta”, tan fácil de pulsar en redes sociales y blogs”

Los comentarios están cerrados.